Son 38 m2 de lona que acaba de terminar sus 3 años de restauración. Los artífices: estudiantes de Historia del Arte, restauradores profesionales, becarios y recién licenciados.

Giulio Cesare Procaccini nació en Bolonia en 1574, en el seno de una familia de artistas. Se trasladó a Milan en 1578, allí trabajó como escultor en la catedral. Su primera pintura datada es la Pietà, de 1604.

Procaccini sumará, gracias a sus muchos viajes, a su conocimiento de la pintura boloñesa, el estudio de los maestros de Parma, como ­Correggio y Parmigianino, además de añadir el intenso cromatismo de la escuela de Génova a su obra.

Su Última Cena pertenece a la mejor época del artista, en 1618. Ha sido restaurada por el equipo del Centro Conservazione e Restauro “La Venaria Reale”.

Este Centro de Conservación y Restauración se estableció como Fundación el 21 de marzo de 2005, por iniciativa conjunta del Ministerio de Patrimonio y Actividades Culturales de la Región de Piamonte, la Universidad de Turín y la Fundación Cassa di Risparmio de Turín.

La Fundación, según lo previsto en sus estatutos, se encarga de la preservación del patrimonio cultural. Su metodología integra las habilidades conjuntas de restauradores e historiadores del arte, así como de científicos especializados en campos relacionados con los materiales artísticos.

La obra de Procaccini será trasladad próximamente para formar parte de una exposición dedicada a Caravaggio y la influencia que pudo ejercer en otros artistas.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here