Un equipo de arqueólogos suecos que trabaja en la zona de Gebel el-Silsila, ubicado en el Alto Egipto, ha descubierto cuatro tumbas intactas en una antigua cantera que una vez proporcionó piedra para los templos y tumbas del siglo XV a.C.

El más joven de los niños tenía 2 o 3 años en el momento de su muerte, según el artículo publicado en la revista Live Science.

Imagen: The Gebel el-Silsila Project 2017

Estas tumbas de niños no son las primeras en ser descubiertas en la cantera. En los últimos años los investigadores han registrado cerca de 70 tumbas en la zona, la mayoría de las cuales han sido saqueadas. Sin embargo, las cuatro tumbas recién descubiertas están intactas.

Los arqueólogos Maria Nilsson y John Ward de la Universidad de Lund en Suecia han declarado a Live Science que se prevé realizar un análisis osteológico de los restos, que con suerte proporcionará detalles más específicos sobre la nutrición y la salud general de los niños.

Imagen: The Gebel el-Silsila Project 2017
Imagen: The Gebel el-Silsila Project 2017

Gebel el-Silsila estaba en uso durante el reinado de Tutmosis II (1493 a.C.). Los arqueólogos suecos, junto a un equipo británico, descubrieron el año pasado la enorme necrópolis ubicada en la cantera que data de la dinastía XVIII.

El niño de la primera de las cuatro tumbas probablemente murió entre los 6 y los 9 años. Los restos del ataúd contenían varias formas de vajilla, incluyendo jarras de cerveza y recipientes de vino. El esqueleto del niño presentaba pulseras de bronce, escarabajos ornamentados, una navaja de bronce y un amuleto que atraía la felicidad y la suerte.

Imagen: The Gebel el-Silsila Project 2017
Imagen: The Gebel el-Silsila Project 2017

La segunda tumba estaba tallada en la roca, es la que contenía los restos del niño más pequeño; envuelto en lino y probablemente de 3 años de edad, de acuerdo con Live Sciencez No se encontró ningún tesoro ni cerámicas con el cuerpo.

Imagen: The Gebel el-Silsila Project 2017

El tercero contenía los restos de un niño de aproximadamente 8 años, junto con tres amuletos del escarabajo jepri.

La cuarta tumba contenía los restos de un niño de entre 5 y 8 años, según los investigadores, este enterramiento no mostraba los signos de cuidado que marcaban los otros, incluso el cuerpo mostraba signos de lesiones.

Imagen: The Gebel el-Silsila Project 2017

Probablemente los primeros tres pertenecían a familias más ricas.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here