Arqueólogos egipcios han descubierto una tumba ricamente decorada perteneciente a una sacerdotisa, o funcionaria de alto rango, de la V Dinastía (2465-2323 a. C.), el sepulcro se encontraba a la sombra de la Gran Pirámide, en Giza. Una inscripción la identifica como Hetpet y enumera sus muchos títulos, entre ellos el de Sacerdotisa de Hathor.

La tumba se encontró en el cementerio occidental (llamado así porque está al oeste de la Gran Pirámide de Khufu), uno de los lugares de descanso eterno altamente deseado en la época faraónica y reservado a los altos funcionarios del Imperio Antiguo.

AFP news agency (@AFP)

No se han encontrado apenas restos del ajuar funerario, pero el clima egipcio ha conservado las pinturas murales en excelentes condiciones, proporcionando una visión diferente e importante de los rituales, las actividades (caza), el trabajo (herrería) y la interacción social de la V Dinastía.

La recién descubierta tumba de “Hetpet” tiene el estilo arquitectónico y los elementos decorativos característicos de su Dinastía: una entrada que conduce a un santuario en forma de L. En su extremo occidental hay una arcada rectangular llena de inciensos y ofrendas. También hay un naos en la que debería estar la estatua de la propietaria, pero no se ha encontrado.

Las pinturas murales de la tumba, en muy buenas condiciones de conservación, representan a Hetpet de pie en diferentes escenas de caza y pesca o sentada ante una gran mesa de ofrendas realizadas por sus hijos.

AFP news agency (@AFP)

En las paredes también se muestran escenas de cosecha de frutas, trabajo de metales y fabricación de botes de cuero o papiros, así como actuaciones musicales y de baile.

Entre las pinturas más distinguidas están las que representan dos monos en dos posiciones diferentes. Los monos eran animales domésticos en aquel tiempo. La primera escena muestra a un mono cosechando frutas mientras que la segunda muestra un mono bailando frente a una orquesta.

AFP news agency (@AFP)

Aunque los investigadores no tienen claro quién fue en realidad Heptet, esta no es la primera vez que aparece su nombre. Una expedición alemana descubrió en 1909 una colección de objetos de la V Dinastía con el nombre “Hetpet” y la envió a Berlín. Aquellas piezas descubiertas hace más de 100 años podrían ser el contenido saqueado de su tumba.

“La idea de un sepulcro femenino que no está en la tumba de su marido no es frecuente en el Egipto faraónico. Solo las princesas de la familia gobernante tenían sus propias tumbas”, dijo Hasan Ramadan, el supervisor de la excavaciones del equipo egipcio.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here