La conocida como “Cama Dragón” fue descubierta en el año 2000 en el interior de una tumba encontrada bajo una calle comercial en el centro de Chengdu, capital de la provincia de Sichuan de centro-sur de China, pero no se restauró entonces para facilitar su estudio e interpretación.

Foto: Cultural Relics and Rehabilitation Center of the Chengdu Institute 2018

Estaba desmontada en varios cofres que tenían la forma de u barco. En primer lugar, los arqueólogos chinos, localizaron y catalogaron cada pieza, 45 en total. La más grande de unos 3 metros de largo y la más pequeña de 20 centímetros de largo. Las piezas fueron sumergidas en una solución acuosa para asegurar el nivel de humedad y evitar el agrietamiento o pérdida de las pigmentaciones.

Entre su descubrimiento, en el 2000, hasta el año 2010 las partes de madera de la “Cama Dragón” se mantuvieron así, bajo agua para su protección. En 2010 comenzó el proceso de deshidratación. Las piezas de la cama fueron impregnadas con una combinación de productos químicos que ya había sido utilizada para la preservación de la Mary Rose y que mantenían la humedad de la madera a un nivel óptimo. El proceso químico duró 4 años y fue una tarea de lo más delicada.

Foto: Cultural Relics and Rehabilitation Center of the Chengdu Institute 2018

Tras esto comenzó la etapa de secado, realizada por los conservadores del Instituto Chengdu, en la que debían controlar la contracción de la madera al máximo. Una vez seca y estabilizada, la pieza, estaba lista para su reconstrucción. Y como se ven en las imágenes en un estado perfecto para su antigüedad, algo impensable hace algunos años.

Foto: Cultural Relics and Rehabilitation Center of the Chengdu Institute 2018

El principal problema tras la finalización de los procesos estabilizadores era saber por donde empezar. Era un rompecabezas sin instrucciones (al menos en los de 1000 piezas tienes el dibujo para guiarte). Entonces decidieron fijarse en los grabados y dibujos de las maderas y,poco a poco, fueron encontrando un patrón que les condujo hacia su correcto montaje y ensamblado.

17 años han tardado en reconstruirla pero finalmente lo lograron. La cama Dragón es de nuevo una pieza majestuosa: 2,55 de largo, 1,3 metros de ancho y 1,8 m de alto. Ahora es la cama policromada más antigua descubierta en China, en un estado de conservación excepcional, además se da la particularidad de que tiene absolutamente todos sus elementos originales.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here